Cómo recuperar hierro

By |

Actualmente, la anemia es una enfermedad que se debe a la falta de hierro en la sangre y puede ocasionar un malestar inoportuno en cualquier momento del día, produciendo desmayos, bajas de tensión y cansancio. La pérdida de hierro se puede deber a muchos factores y puede ser tratado con comida, una dieta rica en hierro y frutas, y un buen estilo de vida.

Para recuperar el hierro, se recomienda comer de forma semanal una lata de almejas con limón, ya que su nivel proteico y libre de grasas, es enorme y muy efectivo. Además, resulta también un aperitivo maravilloso. Por otro lado, dicen las abuelas que usar hierbas aromáticas como el orégano, el laurel, la canela, la pimienta negra y el pimentón, funciona de forma maravillosa para aumentar los niveles de hierro en la sangre.

Sin embargo, no sólo esto puede ayudarte a elevar tu nivel de hierro, sino también consumir la siguiente lista de alimentos y vitaminas de forma regular:

Carnes

Cualquier tipo de carne blanca es magnífica para elevar tu nivel de hierro en la sangre, ya que cada producto cuenta con una cantidad elevada del mismo y nuestro cuerpo lo absorbe de forma instantánea.

Almejas

De nuevo, las almejas nos sorprenden y es que las mismas cuentan con 24mg de hierro cada 100gr. Pese a esto, lo recomendable es consumir 8mg de forma diaria.

Cereales integrales

Los cereales contienen un alto nivel de hierro debido a su mantenimiento de corteza, sin embargo, hay que tener en cuenta de que deben ser de origen vegetal y esto reduce de forma considerable su absorción.

Legumbres y vegetales

La soja, las lentejas; las acelgas, las espinacas, las coles, los espárragos y cualquier otro vegetal verde está lleno de hierro y es absorbido por el cuerpo de forma maravillosa.

Vitamina C

La vitamina C ayuda a que el cuerpo absorba el mineral de forma rápida y mejor, además de que el zumo de naranja funciona de maravilla a la hora de un almuerzo.

Ahora, para aconsejarlos un poco más, lo mejor es que reduzcas tu consumo de té, vino y café, ya que estos productos tan ricos prohíben de forma considerable la absorción de hierro. No se alarmen, no se trata de dejarlos de consumir sino de reducir su consumo. Recuerden que el truco está en el equilibrio.

¡Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *