Cómo recuperar ropa teñida

By |

Cualquier persona que sepa utilizar una lavadora, ha pasado por el mal momento de dañar una prenda, bien sea de color o blanca. Es decir, teñirla de otro color o desteñirla. Esto puede ocurrir por no lavar las prendas a manos o meter en una misma lavada una prenda blanca con otras de color. Si las de color sueltan tinta, la blanca quedará en un tono opaco del mismo, o bien en distintos tonos.

La ropa blanca siempre debe ser lavada a mano o en una lavadora sola, con un detergente que no suelte ningún tipo de coloración y cloro, para mejor efecto. La ropa de color debe ser ordenada por colores y tipos de tela para así evitar que se destiñan o se dañen.

Sin embargo, y pese a cualquier comentario que pueda decir tu abuela, esta ropa sí se puede recuperar y quedar como nueva: haciendo uso de las siguientes técnicas que tenemos para que tu madre no te ahorque por dañar la ropa:

Elimina el color desteñido de tu ropa

El color desteñido puede ser eliminado de forma sencilla, pero con paciencia. Forma una montaña con todas las prendas desteñidas y llena una bañera con agua. A la misma deberás añadir dos cucharadas de sal y medio vaso de vinagre. Debes meter la ropa en esta mezcla y dejarla reposar por una hora. Por último, aclara el agua y vuelve a meterla en la lavadora.

Si se sigue destiñendo en otras lavadas, entonces mete las prendas en agua tibia y medio vaso de zumo de limón. Deja reposar por varias horas y lava a mano hasta que el agua deje de estar colorada.

Ropa blanca teñida

La ropa blanca es la que más rápido suele dañarse, bien sea porque se te coló dentro de la lavadora equivocada o porque no supiste cómo lavarla. Lo más recomendable es lavar este tipo de prendas solas en la lavadora, con detergente incoloro y cloro, además de mantener la lavadora en “ropa delicada” o “blancos”, para que así la lavada sea la correcta. Sin embargo, si cometiste el desliz y la prenda ya está dañada, no debes preocuparte, puesto que se puede salvar.

Sumerge la prenda en agua y añade cloro, mueve la prenda y deja reposar por dos horas. Este efecto debe ser instantáneo, y una vez que haya pasado el tiempo, lava la prenda a mano y enjuagando bien. Verás que queda como nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *